El Tribunal Supremo de Venezuela ha dictaminado que los venezolanos que por nacimiento tengan otra nacionalidad pueden aspirar a la Presidencia de la República siempre que renuncien a ella.

La decisión se deriva de una interpretación del artículo 227 de la Constitución, que enumera los requisitos para aspirar a la jefatura del Estado, introducida en la Sala Constitucional en marzo por el abogado Jaime Pájaro.

El fallo está fechado a mediados de diciembre, pero se hizo público el jueves.

La sentencia aclara que aun cuando es un requisito haber nacido en Venezuela para optar al más alto cargo, no excluye a quien siendo venezolano posea otra nacionalidad.

Es una posibilidad que no estaba establecida taxativamente en la Constitución y que parece tomar en cuenta a quienes dentro del chavismo poseen doble nacionalidad.

No tendría la sentencia valor informativo si Nicolás Maduro no fuese presidente de Venezuela.

Su mandato ha estado marcado por la sospecha de que pudiera haber nacido en el municipio colombiano de Cúcuta y que llegó a Venezuela a muy corta edad.